¡”Sin un duro”! María Teresa Campos vive sus peores momentos. Kiko Hernández lo sabe todo


El famoso presentador de Telecinco Jorge Javier Vázquez está de vacaciones, está descansando fuera de nuestro país, pero está muy pendiente de todo lo que ocurre en Sálvame, programa que ha presentado desde su inicio. Una noticia con mucha “chicha” es la ruptura de María Teresa Campos y Bigote Arrocet, ambos conocidos de él.

Después de un breve descanso, María Teresa Campos vuelve a ser noticia en Telecinco. En Sálvame, los tertulianos, no hablan de nada más desde que ella ha comunicado su separación. La malagueña ya no tiene una relación sentimental con Bigote Arrocet. En estos momentos todos los que la conocen intentan encontrar sentido a lo que ha pasado.

Cuentan que desde el principio la relación estaba destinada al fracaso. María Teresa Campos y Bigote no dormían en la misma cama. María Teresa solo quería alguien a su lado, mientras que Arrocet quería otra cosa. Según Rafa Mora, Bigote Arrocet se traía mujeres a casa cuando María Teresa no estaba.

Gente cercana a ella aseguran que María Teresa Campos se ha aliviado y que finalmente va a ser feliz de verdad. Ahora ninguna persona pondrá en duda su relación. Aunque no hizo ningún tipo de declaración, la periodista se dejó ver el 31 de diciembre cuando fue a visitar a su hija Terelu Campos para pasar la Noche Vieja.
kiko hernandez enfadado
Kiko Hernández cuenta que María Teresa Campos tiene más problemas que el de Arrocet. Ahora tiene que afrontar sus deudas sola. Sólo por el mantenimiento de la casa que no puede vender, la presentadora pagaría 30.000 euros al mes. Kiko asegura que:

El primer día de cada mes, esta casa le pide 30.000 euros. La calefacción de la piscina le cuesta 10.000 euros.

El colaborador de Sálvame aseguró que conoció esta información gracias a <<alguien que trabaja con la Campos>> y subrayó que <<sin un duro en el bolsillo>> y quiere volver a trabajar en la pequeña pantalla.

Kiko Hernández aseguró que:

Es una fuga a fin de mes cuando sus hijas, Terelu y Carmen, no tienen suficiente para llenar la nevera. Entre la casa y las hijas, se devoran la herencia de la madre.

El tertuliano está muy enojado con ellas por asegurar que Sálvame es un programa perjudicial.

Kiko prosiguió con su discurso y dijo que:

Hacemos mucho daño, pero aquí todos han comido, no sé cómo estos ataques de dignidad no les entraban cuando recibían el salario: todos ustedes comieron de este programa.