“¿Se va a morir?”. Una de sus compañeras preocupa mucho a Jorge Javier Vázquez

Este año no está siendo el mejor para el presentador más conocido en el mundo del corazón, Jorge Javier pasa por un momento muy difícil en cuanto a estado de ánimo, y ha querido compartirlo con todos.

La cosa ya se puso seria hace unas semanas cuando, Mila anunció que sufría un tumor en el aparato respiratorio y que iba a ponerse en manos de unos especialistas para tratarse esta terrible enfermedad. Ambos acostumbraban a veranear juntos, y ahora esos planes se han truncado hasta que mejore Ximénez.

Sin embargo, la cosa no quedó ahí, sino que los sucesos malos nunca vienen solos, pues uno de sus canes también ha enfermado sin previo aviso. Vázquez es un amante declarado de la raza galgo, por lo que tiene varios en casa y los mima continuamente.

Le tiene especial cariño a Lima pues como él mismo ha confesado:

Llegó a casa muerta de miedo y se pasó un par de meses dando vueltas al jardín y ladrando sin parar. Pero un fin de semana vino a casa la hermana de P., tuvo una conversación con ella y la perra le dijo adiós al miedo y pasó a ser un animal muy cariñoso. Me adora. Lima es mía y yo de ella. Es la única que viene a recibirme cuando llego de trabajar de madrugada.

Jorge Javier Vázquez y Lima
Fuente: schnauzi.com

Unos días atrás, su perrita empezó a no querer comer ni pasear, cosa extraña en ella, por lo que el barcelonés la llevó a una revisión. En la clínica veterinaria le dieron la mala noticia, Lima padecía una grave dolencia estomacal que habían de tratar de urgencia.

Claramente, el catalán se asustó pues hace no mucho tiempo falleció otro de sus perros, y no pudo evitar preguntar:

¿Se va a morir?.

Aunque el equipo médico le dijo que tenía un buen pronóstico, le advirtieron que no era una tontería y debían empeñarse a fondo para salvarle. El presentador aún recuerda con tristeza la partida de Cartago, y con pesar relató:

También le llevamos a Cartago una mañana porque lo vimos raro y no volví a verlo con vida. Qué tristeza tengo. Qué pena. Cuánto la echo en falta. Quiero mucho a mis cuatro galgos, pero ella es mi preferida.

Aunque Jorge no ha formado una familia aún, dice que con todo esto, comprende que las personas que pierden a un ser querido lo pasen tan mal, pues si con unos animales duele tanto el duelo no quiere ni imaginar lo que debe ser lo otro, y dijo:

Entiendo que la gente que dice adiós a un hijo enloquezca, caiga en depresión o decida que ya no tiene ningún sentido seguir viviendo. Es muy valiente decidir ser padre.

Para finalizar Vázquez prometió seguir relatando el estado de su salud de su fiel compañera, y que contaría más anécdotas divertidas de ella en futuras ocasiones.