Rocío Carrasco se teme lo peor: “No está bien”. ¡Foto que asusta!

La hija de la más grande y el boxeador Pedro Carrasco vuelve a ser noticia y esta vez no es por un nuevo enfrentamiento con su hija, Rocío Flores o con su ex marido Antonio David Flores o por el estado de sus cuentas.

La cantante, Rocío Jurado junto a su marido, José Ortega Cano, adoptaron 2 hijos:

  • José Fernando
  • Gloria Camila

Es triste, pero hoy en día pese a que cuando se ven la relación es cordial entre ellos, con su padre adoptivo no tienen ningún tipo de relación. Es más, el ex matador reveló que se había olvidado de ella. Pero esto no quita que estén al tanto de sus vidas por lo que se publica de ellos en los medios de comunicación.

Preocupa su aspecto físico

ortega cano
El ex torero, José Ortega Cano, ha sido noticia esta semana porque la periodista que mejor conocía a la más grande, Marina Bernal, presentaba un libro, en la casa del libro, sobre la cantante llamado <<Canta, Rocío, canta>>. Durante la presentación se vio a José Ortega Cano con un aspecto físico inquietante.

Novela en la que se revelan aspectos desconocidos de la vida íntima de la madre de Rocío Carrasco. El libro de Marina despertó una gran expectación en la tierra natal de la artista, Chipiona, donde la más grande es muy querida. La familia se ha reunido para recordar a la cantante trece años después de su muerte, siendo la única ausencia Rocío Carrasco, su hija.

El libro de Rocío Jurado


13 personas muy vinculadas a la artista desvelan su relación con ella, 13 años después se su prematura muerte debido a un cáncer. En la novela, también se muestran aspectos poco conocidos de Rocío Jurado. El lector podrá descubrir como fue la niñez de Rocío y como vivía en Chipiona, dónde por ejemplo siempre que podía le echaba una mano en la zapatería familiar.

A los 12 años de edad, falleció su padre y tuvo que hacer una huelga de hambre para que su abuelo la dejara cantar, ya que era muy estricto y no veía apropiada para una niña que fuera cantante a tan temprana edad. Tras mudarse a Madrid, la descubren Hilario López Millán y Juan de la Rosa, en <<El Duende>> un afamado tablao madrileño.

Al margen del libro, lo que más llamo la atención y preocupo a propios y extraños, ha sido el aspecto físico de Ortega Cano. El ex matador de toros preocupó a los medios de comunicación y a sus seguidores, que lo vieron más delgado de lo habitual y con el rostro desmejorado.