Los 5 consejos para la limpieza completa de tu lavadora

¿Tu lavadora está empezando a tener moho?

¿Ya no huele bien?

Entonces es el momento de limpiarla a fondo.

Para ello hay 6 consejos a seguir para una limpieza completa y eficaz de tu lavadora.

No te preocupes, es muy simple. Mira:

1. Vinagre blanco

Dos veces al año, limpia tu lavadora con vinagre blanco:

Verter 1 L de vinagre blanco en el tambucho y hacer un programa corto a 30°C.

Esta acción permite que todas las partes de la máquina estén completamente descalcificadas y que cualquier bacteria sea eliminada.

2. Contenedores de ropa limpia

Generalmente son fáciles de retirar de la máquina:

Enjuágalos con agua tibia, si es necesario frótalos con un objeto pequeño como un cepillo de dientes usado, lí­mpialos con un paño limpio para eliminar cualquier humedad que pudiera restaurar inmediatamente el moho.

 

3. Mantener tambor

Una vez al mes, hacer un programa sin detergente a 90°. Esta acción mantiene el fuelle de goma del tambor.

Cuando hayas utilizado la máquina, déjala abierta hasta que esté seca.

Esto evita la acumulación de humedad. La humedad aporta moho y olores desagradables. También destruye prematuramente tu lavadora.

4. Limpiar el tubo de escape

Limpia el tubo de escape una o dos veces al año. También hay depósitos que pueden dar mal olor a la máquina y a la ropa.

Asegúrate de que estén en buenas condiciones y apriétalos bien. Comprueba también si no es necesario cambiar las juntas finales.

Si tu entrada de agua contiene un filtro anti-cal, compruébalo y lí­mpialo como se describe en el manual de instrucciones de tu máquina.

En principio, se puede enjuagar y luego secar con un paño empapado en vinagre blanco diluido. Un pequeño repaso con el secador de pelo para secarlo bien también puede ser útil.

5. Limpiar el filtro

Lo último que necesitas hacer para mantener tu máquina es limpiar el filtro. Pueden quedar pequeños objetos y suciedad.

Cuando lo hayas sacado y quitado las cosas pequeñas, limpialo con agua tibia y sécalo antes de reemplazarlo cuidadosamente. Ten cuidado de volver a colocarlo, de lo contrario existe el riesgo de fuga!