“Iba empastillada”. Belén Esteban aplaude el paso al frente. Y trabaja en Sálvame

Belén Esteban es junto a Kiko Hernández los dos colaboradores estrella que faltan por sentarse en sus sillas de Sálvame.

La que sí que ha vuelto este pasado fin de semana tras casi dos meses de un confinamiento muy duro ha sido Mila Ximénez, algo que han celebrado todos sus compañeros de programa.

Antes de Mila lo hizo unos días antes Lydia Lozano. El lugar elegido para la esperada reaparición de Mila Ximénez fue Sábado Deluxe dónde todos los presentes en el plató le brindaron una calurosa bienvenida.

La veterana periodista volvió tras casi dos meses de un duro encierro en su casa. A pesar de seguir entrando en el programa vía Skype no pudo evitar emocionarse al volver a su programa. Mila ha atravesado un auténtico infierno. Ximénez quiso permanecer aislada en su vivienda para que su hija Alba no tuviera contacto con ella. Soló salió a la calle para lo estrictamente necesario.

Tomó asiento y quiso compartir con todos los presentes y la audiencia cómo había pasado esta dura etapa de su vida, sobre todo a nivel física y mental. No sólo tuvo que lidiar con la soledad sino también tuvo que combatir un herpes zóster. Algo que le hizo pasar mucho miedo ya que temía que se le paralizara el rostro, tal y como apuntó Antonio Rossi presente en el plató.

Ximénez accedió a dar una pequeña entrevista a su compañero y amigo Jorge Javier Vázquez, antes de seguir con la escaleta preparada para ese sábado. Una de las cosas que más impactó a la audiencia y sus propios compañeros fue la revelación de que Mila había tenido el síndrome de la cabaña:

Apenas comía, era como si me estuvieran tirando hacia arriba continuamente por la boca. Además, me dijeron que podría sufrir de parálisis facial. Estaba empastillada todo el día.

Jorge Javier quiso quitarle hierro y comentó en tono jocoso:

Así que ahora, además, tienes una adicción a las pastillas. Tienes una vida muy saludable.

Si alguien tiene licencia para decirle eso ese es sin duda su amigo Jorge Javier.

La periodista también desveló que prácticamente no había hecho nada durante su confinamiento ya que atravesó una depresión:

No me he movido una mierda.

Si para algo le ha servido el tiempo que ha permanecido encerrada ha sido para aprender más sobre ella y reflexionar sobre la vida:

Todo parece menos importante para mí ahora.


Y si faltaba algo de que hablar, apareció el tema favorito de Jorge Javier, el sexo:

Antes lo experimentaba (el sexo) de una manera tan placentera y divertida que ahora me da pereza, siempre me hacen daño y termino mal.