FOTO DEMOLEDORA. Andrea Janeiro ¡No quiere hablar! Belén Esteban ¡Destrozada!


La colaboradora del magazine de telecinco Sálvame y su hija guardan silencio ante una situación que les afecta indirectamente. Parecía que todo en la vida de María José Campanario y Jesulín de Ubrique era perfecto, pero no.

La donante había encontrado trabajo tres días a la semana en una clínica oral de Lloret de Mar. Se había instalado en Girona, una ciudad catalana, donde se había desconectado del mar. La persona diestra iba y venía constantemente a su lado. Siempre y en todas las circunstancias, siempre ha sido su gran apoyo y en momentos tan difíciles, no se aleja ni un segundo de su lado.
campanario jesulin
María José Campanario volvió a ingresar en un centro de salud de Cádiz tras una recaída en su enfermedad: la fibromialgia. Desde principios de año, es la tercera vez que ingresa en el centro de salud. La esposa de Jesulín ingresó el 2 de noviembre con dolor severo, ya ha salido del hospital y está progresando bien.
Su salud no parece estar mejorando.

No son capaces de reducir sus enfermedades. Es por eso que los médicos están constantemente monitoreando su evolución. Durante doce años, Campanario ha estado luchando contra la fibromialgia. Una enfermedad que no tiene cura y causa mucho dolor en todo el cuerpo.

Esta enfermedad todavía no se diagnostica en muchas personas, por lo que todavía hay quienes se preguntan si realmente se puede clasificar como una enfermedad física o más bien como una enfermedad mental, ya que generalmente no presenta lesiones físicas y no se manifiesta notablemente en el cuerpo.

Estos dolores son generalmente muy constantes. A veces leve y a veces muy intenso, es el caso de María José Campanario. Estos dolores severos hacen que las personas que los padecen no puedan desarrollar sus actividades cotidianas con normalidad. Es imposible caminar o sostener la bolsa de la compra.

“Es una enfermedad invisible, sólo los que la padecemos la percibimos. Y es muy difícil para la gente que te rodea entenderte, porque hay días en los que realmente no puedes moverte y es muy difícil. Ha habido días en los que me he sentido totalmente inútil”, explicó María José en primera persona.

Belén Esteban no habla de ella en Sálvame, porque es una promesa que le hizo a su hija. Sin embargo, no pudo evitar preocuparse por ella y desearle una comida rápida. Andrea Janeiro, la hija del trabajador humanitario, también está preocupada por la salud de la esposa de su padre, así como la de su padre. Aunque nunca le prestó mucha atención.

La pareja ha demostrado en estos tiempos difíciles que están hechos el uno para el otro y que han mutado todo tipo de rumores de crisis. Jesulín de Ubrique no se separó de su lado. Además, cuando salió del centro de salud, en presencia de las cámaras, la besó en los labios. La gaceta Diez Minutos ha publicado esta impactante fotografía que habla por si acaso.

Parece que María José Campanario ha mejorado notablemente y está lista para volver a trabajar. El dentista no quiere perder esta nueva oportunidad que la vida le ha dado y regresa con una sonrisa. En la clínica, ella hizo grandes amigos y ya ha sido vista con algunos de ellos saliendo a tomar una copa por las calles de la ciudad. Pronto Jesulin volará a la ciudad catalana para pasar unos días con él.