El secreto familiar que Belén Esteban ha desvelado y que no se conocía

La Princesa del Pueblo, durante el programa diario desveló un dato de su pasado que hasta el momento no se sabía de su juventud, y que ha dejado a muchos sorprendidos.

Belén, que ha estado acompañada de Andrea Janeiro durante las semanas más duras del aislamiento por la crisis sanitaria del Covid 19, y tuvo que alejarse de su marido por el riesgo de su trabajo en el sector sanitario, está pasando un buen momento ahora que eso ha acabado.

Ver esta publicación en Instagram

Mañana únicamente en @semana_revista podréis ver el estado en el que ha quedado la casa🏠🏠🏠

Una publicación compartida de Belén Esteban (@belenestebanmenendez) el

Además, a esa felicidad se le une el que la remodelación en la casa que antes pertenecía a su ex representante Toño Sanchís, quién había dejado destrozada la vivienda y unas condiciones pésimas, pronto finalizará y podrá ponerla a la venta, consiguiendo pasar página del tema que es lo que toda la familia desea.

Sin embargo, todo este gozo quedó opacado hace unos días durante su participación en Sálvame. Fue allí dónde, mientras trataban el tema del machismo y lo arraigado que está en la cultura española aún, cuando Esteban desveló algo que sucedía en su pubertad.

La de Paracuellos narró que, tal y como pasaba en la mayoría de hogares españoles en esa época, sin excepción debían esperar a que su progenitor llegase del trabajo para poder dar comienzo a la comida o la cena.

Para ella está situación era incomprensible pues, por muy hambrientos que se encontrasen ella, su hermano o su madre, habían de esperar día tras día, aunque su progenitor se retrasara. Los demás no importaban, la figura central era la de su padre.

Una joven Belén se disgustaba a menudo con este tema pues no le encontraba sentido a perpetuar esa tradición, y en alguna ocasión le conllevó duras reprimendas el revelarse ante dicho actuar.

Belén Esteban
Fuente: Telecinco

La ex gran hermana asegura que el cambio social en el tema es notable, pero que a su parecer siguen quedando muchas vertientes que pulir, y que lo más importante es dar una buena educación desde muy pequeños sobre el trato igualitario desde su nacimiento a varones y mujeres.