El nuevo vicio de Jorge Javier Vázquez: “Me he enganchado”

Unos días atrás, el presentador mejor pagado de la televisión, hacía una confesión a través de la columna que escribe para la revista Lecturas, con la que ha dejado a todos sus seguidores estupefactos pues nunca imaginarían lo que ha confesado Jorge Javier.

Vázquez comenzaba efectuando una especie de comparación entre su juventud y los tiempos actuales, pues ha relatado que a pesar de que cuando era pequeño no había tanta variedad en televisión, en su casa acostumbraban a comer y cenar viendo la televisión, por lo que ahora sigue arrastrando esa costumbre.

Jorge Javier confiesa un aspecto muy privado de su vida personal

Jorge Javier
Fuente: Lecturas

Por ello, ha narrado que suele ponerse más bien con su portátil y sumergirse en el infinito mundo de posibilidades que nos otorga esta herramienta, pero tiende a estar en la plataforma Youtube, y en los últimos meses le ha dado por seguir el trabajo de Nacha Guevara.

Aunque no es la única persona a la que sigue como un buen forofo en los últimos tiempos, ya que aunque le de cierto reparo reconocerlo como el mismo ha confesado, puede pasarse todo el día escuchando a Federico Jiménez Losantos.

Jorge Javier ha confesado que ama poder abstraerse así pues:

Oírlo me entretiene porque te cuenta las cosas que suceden de otra forma, es como si no supieras nada de la persona de que te habla, tiene una forma peculiar de relatar los hechos que me ha cautivado por completo.


Obviamente sabe que este locutor de radio, también ha hablado en alguna ocasión de él, pero Jorge también ha reflexionado sobre ella y ha dicho:

Sé que me ha criticado alguna vez, pero lo entiendo, por que él igual que yo se enfada con los que no opinan de la misma forma porque consideramos que siempre tenemos la razón. Nunca podría enfadarme con él por eso.

Ver esta publicación en Instagram

Mirando el domingo pasar. Yo más que él.

Una publicación compartida de Jorge Javier Vázquez (@jorgejaviervazquez) el

De toda esta información que el propio protagonista ha relatado, sólo cabe añadir que aunque se confiese adicto a ciertas cosas, como escuchar a Jiménez, Jorge tiene una gran capacidad de autocrítica.