Belén Esteban y Miguel Marcos viven sus días más angustiosos

La única tertuliana que falta por regresar al plató de Sálvame es Belén Esteban y parece que va para largo.

Ha dejado claro que prefiere ser precavida porque es una persona de alto riesgo debido a su diabetes. Durante casi 2 meses no ha pisado la calle y ahora lo hace con mucha cautela y no todos los días. La de Paracuellos ha decidido incluso, de acuerdo con su marido, que se vaya a vivir a su apartamento individual en Madrid para evitar cualquier mínima posibilidad de contagio por su parte.
miguel marcos ambulancia
Hay que recordar que Miguel Marcos es conductor de ambulancias y por lo tanto una persona que está en contacto directo con otras personas infectadas con coronavirus. Aunque toma todas las medidas necesarias para evitar ser infectado, se ha demostrado que es personal de alto riesgo de contagio. España es el país con mayor número de infecciones entre los trabajadores de la salud.

En nuestro país el 20% de las personas infectadas con coronavirus son trabajadores de la salud. Una cifra muy alta y más aún si la comparamos con otros países de nuestro entorno. Y lo que es peor, la tendencia de estas semanas es al alza. Esta semana, el número de sanitarios infectados se elevó a 35.295 casos. Estas cifras, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son el resultado de la ausencia de “medidas de seguridad esenciales” que deberían haber “protegido la salud de los profesionales”. Y el número de médicos que perdieron sus vidas es de 37.

Por eso muchos médicos y enfermeras, que arriesgan sus vidas por todos nosotros, no entienden cómo puede haber tanta irresponsabilidad después de todo lo que se han hecho para frenar al virus. Parece que no son conscientes de la magnitud del problema al que nos enfrentamos. Durante estos 2 meses han sido aplaudidos por todo su esfuerzo. Los trabajadores de la salud han sido considerados héroes, pero eso parece haber sido olvidado. Con la mayoría de la población saliendo a las 8 p.m., ya nadie sale al balcón a aplaudir. De hecho este lunes fue el último aplauso solidario “oficial”.