Belén Esteban lo suelta y se lía en Sálvame. ¿Andrea Janeiro conocía estas deudas?

Lo que os vamos a contar paso ya hace varios días pero ha causado tanto revuelo por saber las identidades de los implicados que es bueno volver a contarlo por si alguien puede aportar nueva información, y además ahora que Lydia Lozano lo está pasando tan mal es bueno que sepáis esta otra cara no tan conocida.

Varios días atrás algunos de los colaboradores de Sálvame se han abierto a contar cosas que no se habían atrevido a contar antes. Lo que está claro es que la Esteban y Lozano son muy generosas y cuando alguien próximo a ellas está pasando un mala racha, son las primeras en prestarse a ayudarles.

Pese a que ser tan dadivosas acarrea sus riesgos y en muchas ocasiones te puedes llevar algún disgusto con personas que no te lo esperas. El tema es que durante la emisión de ese programa, varios de los tertulianos de Sálvame han contado como en ocasiones han prestado ciertas cantidades de dinero y luego nunca se lo devolvieron.

Pues bien, el caso es que contaron la historia de un personaje muy conocido en España que había acumulado algunas deudas  y fue ese momento en el que varios de los asistente pidieron poder hablar para contar sus historias en las que habían dejado cierta cantidad de dinero y nunca regreso de vuelta.
lydia lozano
La periodista Lydia Lozano se abrió y explico lo siguiente:

He perdido muchas amistades por culpa del dinero. Sé que le dejé dinero a una persona y vino a este programa para decirme que me iba a pagar, pero sigo esperando que lo haga. Esta persona es la cocinera del restaurante de Barden, me debía 300.000 pesetas de las de antes.

Que no le devolvieran el dinero no fue lo malo, para ella lo peor es que cogió a esas personas despilfarrando el dinero que les había prestado en un bar:

Mientras se bebían su dinero.

Lozano no es a la única a la que le ha pasado algo similar. La Esteban también pecó de dadivosa.

¿A quién dejo dinero Belén Esteban y nunca se lo devolvió?

Pese a que no quiso decir quién era, Belén Esteban también quiso contar su historia, la cual aseguró que hay alguien que tiene alguna deuda de dinero contraída con ella. Ser buena persona le costó que le debieran sesenta mil euros. A día de hoy la madre de Andrea Janeiro asegura tener muy bien aprendida esa lección y se hizo la promesa de no incurrir en los mismos errores del pasado.

Si algo demuestra lo que contaron ambas, es que nadie se libra de que le sucedan cosas tan desagradables como ésta.